© ENEA
ITALIA

Abejorros en Cynara

Son polinizadores importantes de muchas especies que mantienen en equilibrio los ecosistemas del planeta. De estos pequeños insectos depende nuestra alimentación, pero hoy están en riesgo por el cambio climático y los pesticidas. Italia ha documentado su relevancia en la polinización de diferentes especies.

Compartir

La polinización es esencial en la reproducción sexual de las plantas de semillas y representa un servicio clave del ecosistema para el bienestar humano, ya que muchos cultivos dependen de la polinización por vectores externos para las semillas y en rendimiento de la producción. Cada vez hay más evidencias de la disminución de los polinizadores como consecuencia de las cinco principales presiones del cambio global: el cambio climático, la alteración del paisaje, la intensificación agrícola, la introducción de especies no nativas y la propagación de patógenos.

Las condiciones climáticas establecen las condiciones previas generales para la aparición y el rendimiento de los polinizadores de acuerdo con sus límites fisiológicos específicos. El cambio climático actual muestra las condiciones climáticas adecuadas en el tiempo y el espacio, y los polinizadores que no pueden compensar esto o tienen capacidades limitadas para seguir estos cambios, pueden verse amenazados. Por ejemplo, de 1,965 abejas nativas europeas, 7 especies fueron evaluadas en peligro crítico, 46 en peligro, 24 como vulnerables, 101 como casi amenazadas, 663 como especies de preocupación menor, 1,101 con deficiencia de datos y 23 como especies no aplicables.
Los abejorros son polinizadores importantes de muchas especies. El Laboratorio de Bioprocesos y Bioproductos de la Agencia Nacional para las Nuevas Tecnologías, la Energía y el Desarrollo Económico Sostenible (ENEA) de Italia documentó su relevancia en la polinización de diferentes especies. Pero el cambio climático representa un serio riesgo. Un informe reciente (Soroye, et al; 2020) analizó un gran conjunto de datos de casos de abejorros en América del Norte y Europa y descubrió que una frecuencia cada vez mayor de días inusualmente calurosos está aumentando las tasas de extinción local, reduciendo la colonización y la ocupación del sitio, y disminuyendo la riqueza de especies dentro de una región, independientemente del cambio o condición en el uso del suelo. A medida que las temperaturas promedio continúan subiendo, los abejorros pueden enfrentar un aumento insostenible en la frecuencia de temperaturas extremas.

En la Unión Europea (UE), el Centro de Investigación Conjunta (JRC) y el proyecto “Estado y tendencias de los polinizadores en Europa” (STEP) proporcionan un mapa predictivo que podría servir como una herramienta de monitoreo para profesionales de la agricultura y formuladores de políticas, quienes pueden usar los mapas para evaluar la distribución de los abejorros en la UE y predecir las áreas potenciales de declive para cada especie. El objetivo final es de contribuir a la conservación de los polinizadores.

Abejorros en Cynara

© ENEA
ITALIA

Son polinizadores importantes de muchas especies que mantienen en equilibrio los ecosistemas del planeta. De estos pequeños insectos depende nuestra alimentación, pero hoy están en riesgo por el cambio climático y los pesticidas. Italia ha documentado su relevancia en la polinización de diferentes especies.

La polinización es esencial en la reproducción sexual de las plantas de semillas y representa un servicio clave del ecosistema para el bienestar humano, ya que muchos cultivos dependen de la polinización por vectores externos para las semillas y en rendimiento de la producción. Cada vez hay más evidencias de la disminución de los polinizadores como consecuencia de las cinco principales presiones del cambio global: el cambio climático, la alteración del paisaje, la intensificación agrícola, la introducción de especies no nativas y la propagación de patógenos.

Las condiciones climáticas establecen las condiciones previas generales para la aparición y el rendimiento de los polinizadores de acuerdo con sus límites fisiológicos específicos. El cambio climático actual muestra las condiciones climáticas adecuadas en el tiempo y el espacio, y los polinizadores que no pueden compensar esto o tienen capacidades limitadas para seguir estos cambios, pueden verse amenazados. Por ejemplo, de 1,965 abejas nativas europeas, 7 especies fueron evaluadas en peligro crítico, 46 en peligro, 24 como vulnerables, 101 como casi amenazadas, 663 como especies de preocupación menor, 1,101 con deficiencia de datos y 23 como especies no aplicables.
Los abejorros son polinizadores importantes de muchas especies. El Laboratorio de Bioprocesos y Bioproductos de la Agencia Nacional para las Nuevas Tecnologías, la Energía y el Desarrollo Económico Sostenible (ENEA) de Italia documentó su relevancia en la polinización de diferentes especies. Pero el cambio climático representa un serio riesgo. Un informe reciente (Soroye, et al; 2020) analizó un gran conjunto de datos de casos de abejorros en América del Norte y Europa y descubrió que una frecuencia cada vez mayor de días inusualmente calurosos está aumentando las tasas de extinción local, reduciendo la colonización y la ocupación del sitio, y disminuyendo la riqueza de especies dentro de una región, independientemente del cambio o condición en el uso del suelo. A medida que las temperaturas promedio continúan subiendo, los abejorros pueden enfrentar un aumento insostenible en la frecuencia de temperaturas extremas.

En la Unión Europea (UE), el Centro de Investigación Conjunta (JRC) y el proyecto “Estado y tendencias de los polinizadores en Europa” (STEP) proporcionan un mapa predictivo que podría servir como una herramienta de monitoreo para profesionales de la agricultura y formuladores de políticas, quienes pueden usar los mapas para evaluar la distribución de los abejorros en la UE y predecir las áreas potenciales de declive para cada especie. El objetivo final es de contribuir a la conservación de los polinizadores.

Compartir