© Ivo Zafirov
BULGARIA

Cometa roja

Milvus milvus
Riesgo: Casi amenazada (UICN)

Nativa de 51 países, esta ave majestuosa es símbolo de varios países como México, Alemania y

Austria. Está protegida por la Directiva de Aves de la Unión Europea, pero la pérdida y degradación de su hábitat, en parte por el cambio climático, podría provocar su desaparición en ciertas partes de Europa.

Compartir

El águila dorada es un ave rapaz que se encuentra en el hemisferio norte, principalmente en zonas montañosas, abarcando Eurasia, el norte de África y América del Norte. Es el símbolo de Albania, Alemania, Austria, Kazajstán y México.

La fotografía fue tomada en marzo del 2020 en las Montañas Ródope en Bulgaria y muestra un enorme ejemplar en un vuelo majestuoso. Los ejemplares adultos son uniformemente oscuros con excepción de la nuca y la cabeza que son de color amarillo dorado. Típicamente habitan en montañas con cubierta de árboles escasa o fragmentada y anidan exclusivamente en árboles o acantilados. Son especies monógamas y las parejas pueden permanecer juntas toda su vida.

Estas aves se encuentran generalmente solitarias o en pares; sin embargo, los jóvenes no apareados pueden reunirse en grupos y durante condiciones climáticas extremas o cuando existe abundancia de alimentos, los adultos tienden a congregarse en grupos. Habitualmente cazan en parejas, cooperando entre sí: una de ellas persigue a la presa y la conduce hacia la pareja que espera. Su dieta es carnívora e incluye principalmente mamíferos, pero se complementan con aves de diferentes especies, peces y reptiles.

La especie se considera rara en la Unión Europea, e históricamente, las principales amenazas que ha enfrentado son los disparos, el envenenamiento, la captura de aves adultas y el saqueo de nidos. Se estima que la población mundial es de aproximadamente 300,000 individuos, de los cuales aproximadamente el 16 % se encuentra en Europa.

A pesar de que sus poblaciones se estiman estables, la pérdida y degradación de su hábitat, en parte por los cambios de clima, provocarán que algunas de sus poblaciones desaparezcan localmente en ciertas partes de Europa. Se estima que las poblaciones localizadas más cerca del Ecuador serán las primeras en enfrentar los impactos del cambio climático.

Algunos estudios indican que el cambio climático puede tener un efecto directo en la supervivencia de los pichones por el aumento de las precipitaciones durante la temporada de reproducción. Además, las temperaturas más cálidas podrían proporcionar nuevas vías para enfermedades infecciosas y parásitos y la sequía prolongada en las áreas de invernada podrían reducir la disponibilidad de presas, poniendo en riesgo su supervivencia.

Otra amenaza que enfrentan son las modificaciones de su hábitat por actividades turísticas, la forestación y los cambios a largo plazo en el suministro de alimentos, incluida la reducción de la carroña del ganado por modificaciones en las prácticas de gestión, por lo que los planes de conservación deben tener en cuenta estos riesgos.

La especie se encuentra protegida por la Directiva de Aves de la Unión Europea, lo cual implica que los sitios Natura (espacios de protección) deben ser manejados de acuerdo con las necesidades ecológicas de la especie.

Sonido de un águila dorada.

Águila dorada

Aquila chrysaetos
Riesgo: Preocupación menor (UICN)

© Ivo Zafirov
BULGARIA

Nativa de 51 países, esta ave majestuosa es símbolo de varios países como México, Alemania y

Austria. Está protegida por la Directiva de Aves de la Unión Europea, pero la pérdida y degradación de su hábitat, en parte por el cambio climático, podría provocar su desaparición en ciertas partes de Europa.

El águila dorada es un ave rapaz que se encuentra en el hemisferio norte, principalmente en zonas montañosas, abarcando Eurasia, el norte de África y América del Norte. Es el símbolo de Albania, Alemania, Austria, Kazajstán y México.

La fotografía fue tomada en marzo del 2020 en las Montañas Ródope en Bulgaria y muestra un enorme ejemplar en un vuelo majestuoso. Los ejemplares adultos son uniformemente oscuros con excepción de la nuca y la cabeza que son de color amarillo dorado. Típicamente habitan en montañas con cubierta de árboles escasa o fragmentada y anidan exclusivamente en árboles o acantilados. Son especies monógamas y las parejas pueden permanecer juntas toda su vida.

Estas aves se encuentran generalmente solitarias o en pares; sin embargo, los jóvenes no apareados pueden reunirse en grupos y durante condiciones climáticas extremas o cuando existe abundancia de alimentos, los adultos tienden a congregarse en grupos. Habitualmente cazan en parejas, cooperando entre sí: una de ellas persigue a la presa y la conduce hacia la pareja que espera. Su dieta es carnívora e incluye principalmente mamíferos, pero se complementan con aves de diferentes especies, peces y reptiles.

La especie se considera rara en la Unión Europea, e históricamente, las principales amenazas que ha enfrentado son los disparos, el envenenamiento, la captura de aves adultas y el saqueo de nidos. Se estima que la población mundial es de aproximadamente 300,000 individuos, de los cuales aproximadamente el 16 % se encuentra en Europa.

A pesar de que sus poblaciones se estiman estables, la pérdida y degradación de su hábitat, en parte por los cambios de clima, provocarán que algunas de sus poblaciones desaparezcan localmente en ciertas partes de Europa. Se estima que las poblaciones localizadas más cerca del Ecuador serán las primeras en enfrentar los impactos del cambio climático.

Algunos estudios indican que el cambio climático puede tener un efecto directo en la supervivencia de los pichones por el aumento de las precipitaciones durante la temporada de reproducción. Además, las temperaturas más cálidas podrían proporcionar nuevas vías para enfermedades infecciosas y parásitos y la sequía prolongada en las áreas de invernada podrían reducir la disponibilidad de presas, poniendo en riesgo su supervivencia.

Otra amenaza que enfrentan son las modificaciones de su hábitat por actividades turísticas, la forestación y los cambios a largo plazo en el suministro de alimentos, incluida la reducción de la carroña del ganado por modificaciones en las prácticas de gestión, por lo que los planes de conservación deben tener en cuenta estos riesgos.

La especie se encuentra protegida por la Directiva de Aves de la Unión Europea, lo cual implica que los sitios Natura (espacios de protección) deben ser manejados de acuerdo con las necesidades ecológicas de la especie.

Sonido de un águila dorada.

Compartir