© José Roberto Torres Lira
“Frente a frente con la naturaleza”
MÉXICO

Bisonte americano

Bison bison
Riesgo: Casi amenazada (UICN)

Es menos alto, pero más pesado que el bisonte europeo. En México está en peligro de extinción. Se ve afectado por el cambio climático pues con el aumento de la temperatura, disminuye el tamaño de su masa corporal. La Reserva de la Biósfera Janos es un ejemplo exitoso de protección de esta especie.

Compartir

El bisonte americano es el mamífero terrestre más grande de América del Norte, pero más bajito y más pesado que su ‘primo’ europeo. Es un animal adaptado a los pastizales, que por miles de años estableció interacciones estrechas con plantas, otros animales y ejerció tal impacto que llegó a ser una especie clave en las planicies norteamericanas. En México, habitaba en los estados de Sonora, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y Durango, sin embargo, fue extirpado en la segunda mitad del siglo XIX y actualmente se encuentra en peligro de extinción. En la última pradera del desierto chihuahuense, en el área natural protegida Reserva de la Biósfera Janos, habita la que hasta este año era la única manada silvestre de bisontes en México.

El cambio de uso de suelo, la falta de planeación en las actividades agropecuarias y las prácticas productivas no sustentables, fueron la principal amenaza para esta especie. No obstante, otro factor que lo está afectando es el cambio climático. Algunos estudios muestran que existe una relación directa entre el tamaño corporal de mamíferos como el bisonte y la temperatura global. El registro de algunos fósiles muestra una disminución en el tamaño de la masa corporal de esta especie en los últimos 40,000 años, por lo que se prevé que, para finales del siglo XXI, el aumento de la temperatura entre 1 y 4°C por el cambio climático provocará una disminución adicional en su masa corporal de 46 %. Es probable que la fuerte correspondencia entre el tamaño corporal del bisonte y la temperatura ambiental sea el resultado de efectos persistentes sobre la capacidad de crecimiento y las consecuencias de dificultades en mantener una gran masa corporal en un ambiente cálido.

A pesar de todos estos desafíos, la Reserva de la Biósfera Janos es un ejemplo de producción sustentable y participación social para la conservación de la biodiversidad, con el decreto del área natural protegida, el ordenamiento de las actividades productivas, la adopción de un modelo de ganadería regenerativa y el esfuerzo continuo de productores, universidades, gobierno y organizaciones no gubernamentales.

A partir de esta práctica exitosa de conservación y comprendiendo que las áreas naturales protegidas y la integración de la biodiversidad en los sectores productivos son también medidas efectivas para la adaptación al cambio climático, a principios de este año, en conjunto con el Fondo Mexicano para la Conservación de la Naturaleza (FMCN), el gobierno mexicano logró reintroducir 19 ejemplares de bisonte americano en la Reserva Natural El Carmen en Coahuila.

Sonido de un bisonte americano.

Bisonte americano

Bison bison
Riesgo: Casi amenazada (UICN)

© José Roberto Torres Lira
“Frente a frente con la naturaleza”
MÉXICO

Es menos alto, pero más pesado que el bisonte europeo. En México está en peligro de extinción. Se ve afectado por el cambio climático pues con el aumento de la temperatura, disminuye el tamaño de su masa corporal. La Reserva de la Biósfera Janos es un ejemplo exitoso de protección de esta especie.

El bisonte americano es el mamífero terrestre más grande de América del Norte, pero más bajito y más pesado que su ‘primo’ europeo. Es un animal adaptado a los pastizales, que por miles de años estableció interacciones estrechas con plantas, otros animales y ejerció tal impacto que llegó a ser una especie clave en las planicies norteamericanas. En México, habitaba en los estados de Sonora, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y Durango, sin embargo, fue extirpado en la segunda mitad del siglo XIX y actualmente se encuentra en peligro de extinción. En la última pradera del desierto chihuahuense, en el área natural protegida Reserva de la Biósfera Janos, habita la que hasta este año era la única manada silvestre de bisontes en México.

El cambio de uso de suelo, la falta de planeación en las actividades agropecuarias y las prácticas productivas no sustentables, fueron la principal amenaza para esta especie. No obstante, otro factor que lo está afectando es el cambio climático. Algunos estudios muestran que existe una relación directa entre el tamaño corporal de mamíferos como el bisonte y la temperatura global. El registro de algunos fósiles muestra una disminución en el tamaño de la masa corporal de esta especie en los últimos 40,000 años, por lo que se prevé que, para finales del siglo XXI, el aumento de la temperatura entre 1 y 4°C por el cambio climático provocará una disminución adicional en su masa corporal de 46 %. Es probable que la fuerte correspondencia entre el tamaño corporal del bisonte y la temperatura ambiental sea el resultado de efectos persistentes sobre la capacidad de crecimiento y las consecuencias de dificultades en mantener una gran masa corporal en un ambiente cálido.

A pesar de todos estos desafíos, la Reserva de la Biósfera Janos es un ejemplo de producción sustentable y participación social para la conservación de la biodiversidad, con el decreto del área natural protegida, el ordenamiento de las actividades productivas, la adopción de un modelo de ganadería regenerativa y el esfuerzo continuo de productores, universidades, gobierno y organizaciones no gubernamentales.

A partir de esta práctica exitosa de conservación y comprendiendo que las áreas naturales protegidas y la integración de la biodiversidad en los sectores productivos son también medidas efectivas para la adaptación al cambio climático, a principios de este año, en conjunto con el Fondo Mexicano para la Conservación de la Naturaleza (FMCN), el gobierno mexicano logró reintroducir 19 ejemplares de bisonte americano en la Reserva Natural El Carmen en Coahuila.

Sonido de un bisonte americano.

Compartir