© Francis Kania
BÉLGICA

Bosque de Soignes

El bosque de Soignes, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, tiene un carácter excepcional como un gran hayedo europeo. El cambio climático lo ha puesto en peligro, debido a que la haya es muy sensible al calor y a la sequía. Las autoridades belgas ya están tomando medidas de manejo silvícola sostenible.

Compartir

El bosque de Soignes, ubicado al sureste de Bruselas, abarca alrededor de 5,000 hectáreas. Desde 2017, 270 hectáreas han sido clasificadas como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y forma parte de la Red Natura 2000. Tiene un carácter excepcional como un gran bosque de hayas (hayedo) europeo, en el que la haya cubre alrededor del 80 % del macizo forestal. 

El bosque alberga también una gran riqueza de especies: 39 especies de mamíferos, 132 de aves, 400 de plantas y más de 900 especies de hongos. La estructura del suelo ha permanecido intacta durante más de 10,000 años y la madera muerta forma parte también del ecosistema forestal. 

La haya es la única especie de árbol que ha dominado los bosques primarios de todo un continente. Después de la última glaciación, la haya se extendió desde el centro y sur de Europa hacia el norte y hoy domina los bosques naturales en la mayor parte de Europa. Este fenómeno es único en el mundo. 

No obstante, el bosque de Sonian está amenazado por el cambio climático puesto que el árbol de la haya es muy sensible al calor y la sequía y se han registrado veranos cada vez más secos. Las autoridades belgas ya han tomado medidas de manejo silvícola para enfrentar este desafío y han desarrollado un sistema para monitorear el estado de salud de los árboles, para la regeneración de los hayedos a través de una gestión sostenible y han desarrollado un plan contra incendios. 

Está protegido por la Directiva de Hábitats de la Unión Europea, bajo la cual se establecen las medidas necesarias para su protección y conservación.

Bosque de Soignes

© Francis Kania
BÉLGICA

El bosque de Soignes, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, tiene un carácter excepcional como un gran hayedo europeo. El cambio climático lo ha puesto en peligro, debido a que la haya es muy sensible al calor y a la sequía. Las autoridades belgas ya están tomando medidas de manejo silvícola sostenible.

El bosque de Soignes, ubicado al sureste de Bruselas, abarca alrededor de 5,000 hectáreas. Desde 2017, 270 hectáreas han sido clasificadas como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y forma parte de la Red Natura 2000. Tiene un carácter excepcional como un gran bosque de hayas (hayedo) europeo, en el que la haya cubre alrededor del 80 % del macizo forestal. 

El bosque alberga también una gran riqueza de especies: 39 especies de mamíferos, 132 de aves, 400 de plantas y más de 900 especies de hongos. La estructura del suelo ha permanecido intacta durante más de 10,000 años y la madera muerta forma parte también del ecosistema forestal. 

La haya es la única especie de árbol que ha dominado los bosques primarios de todo un continente. Después de la última glaciación, la haya se extendió desde el centro y sur de Europa hacia el norte y hoy domina los bosques naturales en la mayor parte de Europa. Este fenómeno es único en el mundo. 

No obstante, el bosque de Sonian está amenazado por el cambio climático puesto que el árbol de la haya es muy sensible al calor y la sequía y se han registrado veranos cada vez más secos. Las autoridades belgas ya han tomado medidas de manejo silvícola para enfrentar este desafío y han desarrollado un sistema para monitorear el estado de salud de los árboles, para la regeneración de los hayedos a través de una gestión sostenible y han desarrollado un plan contra incendios. 

Está protegido por la Directiva de Hábitats de la Unión Europea, bajo la cual se establecen las medidas necesarias para su protección y conservación.

Compartir