Jose Aragón Gómez & Milagros Colomer Díaz FOTCIENCIA15
Caballo marismeño
ESPAÑA

Caballo Marismeño

Riesgo: Amenazada

Una de las razas más antiguas de Europa. Fue de los caballos que Colón trajo a América. Ahora está en peligro de extinción. Doñana, su hábitat, está amenazado por el cambio climático. Para su conservación se están gestionando los terrenos de pasto en épocas adversas de sequías o inundaciones.

Uso de la imagen bajo licencia Creative Commons 2.5 España.

Compartir

Es una variedad de caballo cimarrón y semi-cimarrón español, autóctono del espacio natural de Doñana, que actualmente está reconocido como una raza en peligro de extinción. Estudios científicos avalan que la yegua marismeña de Doñana es una de las razas más antiguas del continente europeo, existiendo referencias sobre el ganado en la zona desde la época griega. Además, estos caballos fueron los que Cristóbal Colón llevó a América y de ellos derivan razas americanas como la Mustang.

Existen en la actualidad 1,244 ejemplares de la raza equino caballar marismeña y tal y como figura en el Catálogo Oficial de Razas de Ganado de España se considera una “raza autóctona que está en peligro de extinción”, principalmente por su carácter endémico. Se considera un bien sociocultural del pueblo de Almonte, especialmente por la “Saca de las Yeguas”, momento en el que se marcan, sanean y gestionan los animales silvestres, actividad ancestral de gran interés turístico-cultural.

Las labores de recuperación y caracterización de esta raza se iniciaron en el año 2003 con la principal finalidad de velar por la continuidad de la raza y conseguir mejorarla genéticamente controlando la introducción de sementales. En diciembre de 2018, la Asociación Nacional de Criadores de Ganado Marismeño fue reconocida por la gestión y llevanza del libro genealógico de la raza equina marismeña. Además, esta asociación tiene como fin conseguir que los terrenos en los que tradicionalmente ha pastado y pasta el ganado, se mantengan con igual dedicación y superficie, así como gestionar la base territorial que posibilite el pasto de los animales en épocas adversas como sequías, inundaciones o epidemias.

En provincia de Huelva en Andalucía, España, se sitúa el Parque Nacional de Doñana, con 116,487 hectáreas repartidas entre el Parque Nacional y el Parque Natural. Este parque es uno de los espacios naturales más relevantes de España y tiene una gran diversidad de especies, además de muchas razas autóctonas. La raza equino caballar marismeña juega un papel primordial en la fauna y flora del espacio natural de Doñana.

Al mismo tiempo, el Parque Nacional de Doñana es uno de los ecosistemas de importancia global más amenazado por el cambio climático. Es un ejemplo emblemático de los humedales mediterráneos, ecosistemas sensibles a los cambios climáticos, ya que al ser el agua un componente fundamental, ésta puede verse seriamente afectada tanto por las variaciones en las precipitaciones como por la mayor evaporación a consecuencia del calentamiento global.

De hecho, Doñana muestra un escenario de moderada a alta tendencia a la aridificación para el próximo siglo. El cambio climático está originando que las especies como el caballo marismeño tiendan a desplazarse para adaptarse a las nuevas condiciones climáticas, pero si no encuentran estas condiciones (a causa de barreras naturales o humanas) su destino será la extinción. Doñana constituye el límite meridional de muchas poblaciones en el extremo de su capacidad de adaptación por tener una gran barrera natural, el Océano Atlántico, y por la escasez de corredores ecológicos hacia el Norte. Además, el cambio climático va más rápido que la capacidad de algunas especies a adaptarse a éste o a migrar y es entonces cuando se produce la extinción.

A esto se une que en Doñana existen varias especies introducidas, cuya propagación será más fácil con el cambio climático y que podrían competir con las especies autóctonas. Respecto al aumento del nivel del mar correlativo al calentamiento global, para finales de siglo se estima un aumento relativo de cotas en torno a los 0.5 m.

Caballo Marismeño

Riesgo: Amenazada

Jose Aragón Gómez & Milagros Colomer Díaz FOTCIENCIA15
Caballo marismeño
ESPAÑA

Una de las razas más antiguas de Europa. Fue de los caballos que Colón trajo a América. Ahora está en peligro de extinción. Doñana, su hábitat, está amenazado por el cambio climático. Para su conservación se están gestionando los terrenos de pasto en épocas adversas de sequías o inundaciones.

Uso de la imagen bajo licencia Creative Commons 2.5 España.

Es una variedad de caballo cimarrón y semi-cimarrón español, autóctono del espacio natural de Doñana, que actualmente está reconocido como una raza en peligro de extinción. Estudios científicos avalan que la yegua marismeña de Doñana es una de las razas más antiguas del continente europeo, existiendo referencias sobre el ganado en la zona desde la época griega. Además, estos caballos fueron los que Cristóbal Colón llevó a América y de ellos derivan razas americanas como la Mustang.

Existen en la actualidad 1,244 ejemplares de la raza equino caballar marismeña y tal y como figura en el Catálogo Oficial de Razas de Ganado de España se considera una “raza autóctona que está en peligro de extinción”, principalmente por su carácter endémico. Se considera un bien sociocultural del pueblo de Almonte, especialmente por la “Saca de las Yeguas”, momento en el que se marcan, sanean y gestionan los animales silvestres, actividad ancestral de gran interés turístico-cultural.

Las labores de recuperación y caracterización de esta raza se iniciaron en el año 2003 con la principal finalidad de velar por la continuidad de la raza y conseguir mejorarla genéticamente controlando la introducción de sementales. En diciembre de 2018, la Asociación Nacional de Criadores de Ganado Marismeño fue reconocida por la gestión y llevanza del libro genealógico de la raza equina marismeña. Además, esta asociación tiene como fin conseguir que los terrenos en los que tradicionalmente ha pastado y pasta el ganado, se mantengan con igual dedicación y superficie, así como gestionar la base territorial que posibilite el pasto de los animales en épocas adversas como sequías, inundaciones o epidemias.

En provincia de Huelva en Andalucía, España, se sitúa el Parque Nacional de Doñana, con 116,487 hectáreas repartidas entre el Parque Nacional y el Parque Natural. Este parque es uno de los espacios naturales más relevantes de España y tiene una gran diversidad de especies, además de muchas razas autóctonas. La raza equino caballar marismeña juega un papel primordial en la fauna y flora del espacio natural de Doñana.

Al mismo tiempo, el Parque Nacional de Doñana es uno de los ecosistemas de importancia global más amenazado por el cambio climático. Es un ejemplo emblemático de los humedales mediterráneos, ecosistemas sensibles a los cambios climáticos, ya que al ser el agua un componente fundamental, ésta puede verse seriamente afectada tanto por las variaciones en las precipitaciones como por la mayor evaporación a consecuencia del calentamiento global.

De hecho, Doñana muestra un escenario de moderada a alta tendencia a la aridificación para el próximo siglo. El cambio climático está originando que las especies como el caballo marismeño tiendan a desplazarse para adaptarse a las nuevas condiciones climáticas, pero si no encuentran estas condiciones (a causa de barreras naturales o humanas) su destino será la extinción. Doñana constituye el límite meridional de muchas poblaciones en el extremo de su capacidad de adaptación por tener una gran barrera natural, el Océano Atlántico, y por la escasez de corredores ecológicos hacia el Norte. Además, el cambio climático va más rápido que la capacidad de algunas especies a adaptarse a éste o a migrar y es entonces cuando se produce la extinción.

A esto se une que en Doñana existen varias especies introducidas, cuya propagación será más fácil con el cambio climático y que podrían competir con las especies autóctonas. Respecto al aumento del nivel del mar correlativo al calentamiento global, para finales de siglo se estima un aumento relativo de cotas en torno a los 0.5 m.

Compartir