©Gerardo Aguilar Anzures
“El gorrión serrano, joya viviente en peligro”
MÉXICO

Gorrión serrano

Xenospiza baileyi
Riesgo: En peligro (UICN)

Endémico de México, está en peligro de extinción por la pérdida drástica de su hábitat. Sufre las consecuencias del cambio climático y podría llegar a estar en peligro crítico en los próximos años. Acciones de recuperación del hábitat y prácticas agrícolas sustentables serían clave en su conservación.

Compartir

El gorrión serrano es una especie endémica de México que se encuentra en peligro de extinción. Es un ave pequeña de pico cónico, espada rojiza, cejas grises, pecho blanco con puntos negros y rayas finas en los costados. Habita en unas pocas localidades de Durango, de la Ciudad de México, del Estado de México y de Morelos.
Se alimenta de semillas, pequeños insectos y gusanos. En la temporada reproductiva que abarca de marzo a septiembre, los machos se posan en las espigas más altas desde donde realizan vocalizaciones para atraer a las hembras, que pueden poner de 2 a 3 huevos.
Esta especie depende de los zacatonales subalpinos sin cobertura forestal para obtener alimento, refugio y sitios para anidar. Está en peligro de extinción debido a que su hábitat se fragmenta o transforma continuamente por encontrarse en zonas propicias para el cultivo de avena. Aunque es capaz de alimentarse de estos cultivos, el principal problema es la falta de sitios para anidar, ya que necesitan de pastizal denso y abierto, el cual está cada vez más reducido.
Entre 1989 y 1997, el pastizal donde habita este gorrión se redujo 50 %, por lo que actualmente más del 90 % de su población se encuentra en la Ciudad de México. Los territorios reproductivos y sitios de anidación están restringidos a pastizales subalpinos libres de árboles, los cuales han sido severamente impactados por el desarrollo de actividades productivas. Asimismo, el incremento en la frecuencia de los incendios por el cambio climático en sinergia con la pérdida de fuentes de agua por la ganadería plantea una amenaza adicional.

Específicamente con respecto a las consecuencias de los cambios de clima sobre esta especie, de acuerdo con estudios sobre el impacto del cambio climático en la Ciudad de México, para el año 2050 se anticipa una importante reducción adicional de 20 % en el área de distribución potencial actual para el gorrión serrano.

El diseño e implementación de prácticas agrícolas sustentables, en conjunto con acciones de conservación y recuperación del hábitat, como la repastización, podría incrementar la disponibilidad de hábitat y la conectividad entre fragmentos de pastizal, contribuyendo a la conservación de la especie.

Sonido de un gorrión serrano.

Gorrión serrano

Xenospiza baileyi
Riesgo: En peligro (UICN)

©Gerardo Aguilar Anzures
“El gorrión serrano, joya viviente en peligro”
MÉXICO

Endémico de México, está en peligro de extinción por la pérdida drástica de su hábitat. Sufre las consecuencias del cambio climático y podría llegar a estar en peligro crítico en los próximos años. Acciones de recuperación del hábitat y prácticas agrícolas sustentables serían clave en su conservación.

El gorrión serrano es una especie endémica de México que se encuentra en peligro de extinción. Es un ave pequeña de pico cónico, espada rojiza, cejas grises, pecho blanco con puntos negros y rayas finas en los costados. Habita en unas pocas localidades de Durango, de la Ciudad de México, del Estado de México y de Morelos.
Se alimenta de semillas, pequeños insectos y gusanos. En la temporada reproductiva que abarca de marzo a septiembre, los machos se posan en las espigas más altas desde donde realizan vocalizaciones para atraer a las hembras, que pueden poner de 2 a 3 huevos.
Esta especie depende de los zacatonales subalpinos sin cobertura forestal para obtener alimento, refugio y sitios para anidar. Está en peligro de extinción debido a que su hábitat se fragmenta o transforma continuamente por encontrarse en zonas propicias para el cultivo de avena. Aunque es capaz de alimentarse de estos cultivos, el principal problema es la falta de sitios para anidar, ya que necesitan de pastizal denso y abierto, el cual está cada vez más reducido.
Entre 1989 y 1997, el pastizal donde habita este gorrión se redujo 50 %, por lo que actualmente más del 90 % de su población se encuentra en la Ciudad de México. Los territorios reproductivos y sitios de anidación están restringidos a pastizales subalpinos libres de árboles, los cuales han sido severamente impactados por el desarrollo de actividades productivas. Asimismo, el incremento en la frecuencia de los incendios por el cambio climático en sinergia con la pérdida de fuentes de agua por la ganadería plantea una amenaza adicional.

Específicamente con respecto a las consecuencias de los cambios de clima sobre esta especie, de acuerdo con estudios sobre el impacto del cambio climático en la Ciudad de México, para el año 2050 se anticipa una importante reducción adicional de 20 % en el área de distribución potencial actual para el gorrión serrano.

El diseño e implementación de prácticas agrícolas sustentables, en conjunto con acciones de conservación y recuperación del hábitat, como la repastización, podría incrementar la disponibilidad de hábitat y la conectividad entre fragmentos de pastizal, contribuyendo a la conservación de la especie.

Sonido de un gorrión serrano.

Compartir