©Tineke Dijkstra
PAÍSES BAJOS

Hemelrijkse Waard - Río Maas

Renovado para protección contra inundaciones y crear un hábitat atractivo para flora y fauna, este lugar en el suroeste de Países Bajos es hoy un ecosistema más rico (plantas acuáticas, peces, insectos) al cual han regresado especies antiguas. Un ejemplo de “sí, se puede”.

Compartir

Lugar: Hemelrijkse Waard en Lithoyen- Noord Brabant.

El Hemelrijkse Waard, una llanura de inundación ubicada en el municipio de Lithoyen a lo largo del río Maas fue rediseñada con la construcción de un canal lateral de 3 kilómetros de longitud con el objetivo de mejorar la protección contra inundaciones y crear un hábitat atractivo para la flora y fauna del río.  Para la creación del canal, se extrajeron aproximadamente un millón de metros cúbicos de arcilla, conformando además del canal principal, canales secundarios que forman una barrera de protección en caso de que el Maas se inunde, dándole mayor espacio al río.

Tras la implementación de este proyecto exitoso, se han renovado 225 hectáreas. Al anclar viejos árboles (que solían estar a lo largo del Maas) en el agua, la llamada madera muerta en el río, se ha creado un refugio para los peces pequeños y otras criaturas. Esto permite que se desarrolle un ecosistema más rico (plantas acuáticas, peces, insectos) y permite que las especies antiguas regresen.

El proyecto estuvo basado en la Directiva Marco del Agua de la Unión Europea (Kaderrichtlijn Water) que establece que uno de los principales efectos del cambio climático es el aumento de lluvias, y, por ende, un mayor riesgo de inundaciones, sobre todo en la parte norte de Europa. Por esto, se han implementado planes de gestión, entre los que se encuentra la restauración de las llanuras por inundación como una manera de trabajar a favor de la naturaleza y reducir este riesgo.

Dueño de la foto: Infrastructuur en Waterstaat- Rijkswaterstaat.

Hemelrijkse Waard - Río Maas

©Tineke Dijkstra
PAÍSES BAJOS

Renovado para protección contra inundaciones y crear un hábitat atractivo para flora y fauna, este lugar en el suroeste de Países Bajos es hoy un ecosistema más rico (plantas acuáticas, peces, insectos) al cual han regresado especies antiguas. Un ejemplo de “sí, se puede”.

Lugar: Hemelrijkse Waard en Lithoyen- Noord Brabant.

El Hemelrijkse Waard, una llanura de inundación ubicada en el municipio de Lithoyen a lo largo del río Maas fue rediseñada con la construcción de un canal lateral de 3 kilómetros de longitud con el objetivo de mejorar la protección contra inundaciones y crear un hábitat atractivo para la flora y fauna del río.  Para la creación del canal, se extrajeron aproximadamente un millón de metros cúbicos de arcilla, conformando además del canal principal, canales secundarios que forman una barrera de protección en caso de que el Maas se inunde, dándole mayor espacio al río.

Tras la implementación de este proyecto exitoso, se han renovado 225 hectáreas. Al anclar viejos árboles (que solían estar a lo largo del Maas) en el agua, la llamada madera muerta en el río, se ha creado un refugio para los peces pequeños y otras criaturas. Esto permite que se desarrolle un ecosistema más rico (plantas acuáticas, peces, insectos) y permite que las especies antiguas regresen.

El proyecto estuvo basado en la Directiva Marco del Agua de la Unión Europea (Kaderrichtlijn Water) que establece que uno de los principales efectos del cambio climático es el aumento de lluvias, y, por ende, un mayor riesgo de inundaciones, sobre todo en la parte norte de Europa. Por esto, se han implementado planes de gestión, entre los que se encuentra la restauración de las llanuras por inundación como una manera de trabajar a favor de la naturaleza y reducir este riesgo.

Dueño de la foto: Infrastructuur en Waterstaat- Rijkswaterstaat.

Compartir