Sarai López García. FOTCIENCIA15
¿Qué ocultan las motas?
ESPAÑA

Lince ibérico

Lynx pardinus
Riesgo: En peligro (UICN)

Endémico de la Península Ibérica, es el felino más amenazado del planeta, entre otros, debido a la modificación de su hábitat y a variaciones en la disponibilidad de sus presas, ambos afectados también por el cambio climático. Gracias a los esfuerzos de conservación, es un ejemplo de éxito en la recuperación de una especie altamente amenazada.

Uso bajo licencia Creative Commons 2.5 España.

Compartir

El moteado de esta cría de lince ibérico (Lynx pardinus) es único. No hay dos individuos con manchas idénticas. Las diferencias en los patrones de manchas se estudian también a escala poblacional. De talla mediana, no suelen superar los 14 kilos de peso.

Es el felino más amenazado del planeta. Ha sido objeto de numerosos planes de recuperación desde 2002, siendo actualmente la población de Doñana una de las más amenazadas.

Esta especie endémica de alto valor ecológico fue llevada al borde de la extinción en unas pocas décadas por la destrucción de hábitat, la persecución directa, colisiones de auto y por la reducción de especies de la que depende, como el conejo, su principal presa. La propagación de enfermedades virulentas asistidas por humanos que afectan a los conejos europeos tuvo efectos catastróficos en las poblaciones de lince ibérico en el pasado (Ferreras et al; 2010).

Aunque los conejos eventualmente podrían desarrollar resistencia, las enfermedades virales siguen siendo una amenaza recurrente ya que la llegada de nuevas cepas puede causar nuevamente una depresión duradera de la disponibilidad de alimentos para el lince ibérico. La situación llegó a ser dramática a principios del siglo XXI cuando estaba clasificada como especie “en peligro crítico” con apenas 100 ejemplares repartidos en dos poblaciones aisladas (Doñana y Sierra Morena).

Además, la especie está afectada por el cambio climático. Diversos estudios muestran que, el cambio climático anticipado disminuirá rápida y severamente la abundancia de linces y probablemente conducirá a su extinción en la naturaleza para 2050, incluso con los grandes esfuerzos mundiales para mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero (Fordham, et al; 2013).

Ante este panorama, es indispensable tomar medidas que reviertan las causas del declive. Los esfuerzos de conservación realizados en las últimas dos décadas, que incluyen actuaciones de conservación in situ, cría en cautividad, translocaciones y reintroducciones, han conseguido aumentar sus poblaciones. El lince ibérico constituye quizás el principal ejemplo de éxito en la recuperación de una especie altamente amenazada en Europa y uno de los principales del mundo. Los más de 800 linces en libertad en 2019, distribuidos ahora en seis poblaciones, cuatro de ellas reintroducidas, permiten mirar al futuro con optimismo y afrontar los retos pendientes con ilusión.

Lince ibérico

Lynx pardinus
Riesgo: En peligro (UICN)

 Sarai López García. FOTCIENCIA15
¿Qué ocultan las motas?
ESPAÑA

Endémico de la Península Ibérica, es el felino más amenazado del planeta, entre otros, debido a la modificación de su hábitat y a variaciones en la disponibilidad de sus presas, ambos afectados también por el cambio climático. Gracias a los esfuerzos de conservación, es un ejemplo de éxito en la recuperación de una especie altamente amenazada.

Uso bajo licencia Creative Commons 2.5 España.

El moteado de esta cría de lince ibérico (Lynx pardinus) es único. No hay dos individuos con manchas idénticas. Las diferencias en los patrones de manchas se estudian también a escala poblacional. De talla mediana, no suelen superar los 14 kilos de peso.

Es el felino más amenazado del planeta. Ha sido objeto de numerosos planes de recuperación desde 2002, siendo actualmente la población de Doñana una de las más amenazadas.

Esta especie endémica de alto valor ecológico fue llevada al borde de la extinción en unas pocas décadas por la destrucción de hábitat, la persecución directa, colisiones de auto y por la reducción de especies de la que depende, como el conejo, su principal presa. La propagación de enfermedades virulentas asistidas por humanos que afectan a los conejos europeos tuvo efectos catastróficos en las poblaciones de lince ibérico en el pasado (Ferreras et al; 2010).

Aunque los conejos eventualmente podrían desarrollar resistencia, las enfermedades virales siguen siendo una amenaza recurrente ya que la llegada de nuevas cepas puede causar nuevamente una depresión duradera de la disponibilidad de alimentos para el lince ibérico. La situación llegó a ser dramática a principios del siglo XXI cuando estaba clasificada como especie “en peligro crítico” con apenas 100 ejemplares repartidos en dos poblaciones aisladas (Doñana y Sierra Morena).

Además, la especie está afectada por el cambio climático. Diversos estudios muestran que, el cambio climático anticipado disminuirá rápida y severamente la abundancia de linces y probablemente conducirá a su extinción en la naturaleza para 2050, incluso con los grandes esfuerzos mundiales para mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero (Fordham, et al; 2013).

Ante este panorama, es indispensable tomar medidas que reviertan las causas del declive. Los esfuerzos de conservación realizados en las últimas dos décadas, que incluyen actuaciones de conservación in situ, cría en cautividad, translocaciones y reintroducciones, han conseguido aumentar sus poblaciones. El lince ibérico constituye quizás el principal ejemplo de éxito en la recuperación de una especie altamente amenazada en Europa y uno de los principales del mundo. Los más de 800 linces en libertad en 2019, distribuidos ahora en seis poblaciones, cuatro de ellas reintroducidas, permiten mirar al futuro con optimismo y afrontar los retos pendientes con ilusión.

Compartir