© Ivan Godal
ESLOVAQUIA

Oso pardo

Ursus arctos
Riesgo: Preocupación menor (UICN)

Es el animal más grande en Eslovaquia. El aumento de temperaturas dificulta que estos osos hibernen, lo que contribuye a la degradación de su condición física, enfermedades y muerte prematura. Se encuentran protegidos por la Directiva de Hábitats de la Unión Europea.

Compartir

El oso pardo (Ursus arctos) es el animal más grande en Eslovaquia. Los machos pueden pesar hasta 350 kg y las hembras hasta 200 kg. En Eslovaquia hay aproximadamente 1,200 osos. La población de osos pardos se extiende hasta los bosques y montañas septentrionales en el resto de Europa, Norteamérica y Asia.

Viven de forma solitaria, oculta y estrechamente vinculados con el bosque. Un buen suministro de alimentos, suficientes lugares para refugiarse y cuevas fuera del alcance humano son las condiciones ideales para que una población de osos se establezca en un área a largo plazo. En el sur de Europa, los extensos bosques ofrecen las condiciones perfectas para alimentarse: una gran cantidad de bayas e insectos, frutos secos (el 90 % de sus alimentos es de origen vegetal) pero también ciervos.

La temporada de apareamiento es de mayo a julio. Tanto los machos como las hembras son polígamos y pueden aparearse con diferentes parejas varias veces. Los osos son animales muy tímidos y cautelosos por naturaleza. Un buen hábitat tiene que ofrecer suficientes lugares de refugio en los que los osos puedan criar a sus oseznos fuera del alcance de la presencia humana. Una camada suele tener de dos a tres cachorros y la hembra la cría sola. Durante esta fase, la hembra es extremadamente agresiva y ocasionalmente atacará a los osos machos si se acercan demasiado a los cachorros. Los cachorros se quedan año y medio o dos años con su madre, por lo que las hembras se reproducen cada tres años. Tan pronto como está lista para aparearse nuevamente, deja a sus cachorros. Los cachorros permanecen juntos unos meses y luego salen a buscar su propio terreno. Durante la temporada de invierno (noviembre - abril) el oso pardo pasa el periodo de hibernación en el que duerme y no ingiere nada de alimentos.

A pesar de que los osos pueden vivir en la naturaleza entre 20 y 30 años, la expectativa de vida promedio es de solo seis años. Muchos animales mueren de desnutrición o enfermedad, pero sus mayores enemigos son la caza furtiva y la fragmentación y destrucción de sus hábitats.

La especie está afectada también por el cambio climático. De acuerdo con algunos estudios (Bojarska, et al; 2019), el aumento de la temperatura dificulta que los osos hibernen. La hibernación es una parte vital del ciclo de vida del oso pardo. Retirarse para el invierno le permite sobrevivir a la escasez de alimentos durante los meses más fríos. Pero a medida que el cambio climático promueve ciertos patrones climáticos extremos, la población de osos pardos en Europa ha comenzado a actuar de manera diferente. Según informes recientes, las temperaturas más cálidas están despertando a los osos de la hibernación antes que nunca y, en algunos casos, los osos no entran en hibernación para el invierno. La escasez de alimentos en el invierno contribuye a la degradación de su condición física, aumenta su vulnerabilidad ante las enfermedades y puede resultar en su muerte prematura.

La especie se encuentra protegida por la Directiva de Hábitats de la Unión Europea, lo cual implica su conservación a través de los sitios Natura 2000 (espacios de protección); por el Convenio de Berna, que promueve la cooperación entre los Estados para su conservación y está enlistado en el Apéndice II de la CITES, a través del cual se controla su comercialización.

Oso pardo

Ursus arctos
Riesgo: Preocupación menor (UICN)

© Ivan Godal
ESLOVAQUIA

Es el animal más grande en Eslovaquia. El aumento de temperaturas dificulta que estos osos hibernen, lo que contribuye a la degradación de su condición física, enfermedades y muerte prematura. Se encuentran protegidos por la Directiva de Hábitats de la Unión Europea.

El oso pardo (Ursus arctos) es el animal más grande en Eslovaquia. Los machos pueden pesar hasta 350 kg y las hembras hasta 200 kg. En Eslovaquia hay aproximadamente 1,200 osos. La población de osos pardos se extiende hasta los bosques y montañas septentrionales en el resto de Europa, Norteamérica y Asia.

Viven de forma solitaria, oculta y estrechamente vinculados con el bosque. Un buen suministro de alimentos, suficientes lugares para refugiarse y cuevas fuera del alcance humano son las condiciones ideales para que una población de osos se establezca en un área a largo plazo. En el sur de Europa, los extensos bosques ofrecen las condiciones perfectas para alimentarse: una gran cantidad de bayas e insectos, frutos secos (el 90 % de sus alimentos es de origen vegetal) pero también ciervos.

La temporada de apareamiento es de mayo a julio. Tanto los machos como las hembras son polígamos y pueden aparearse con diferentes parejas varias veces. Los osos son animales muy tímidos y cautelosos por naturaleza. Un buen hábitat tiene que ofrecer suficientes lugares de refugio en los que los osos puedan criar a sus oseznos fuera del alcance de la presencia humana. Una camada suele tener de dos a tres cachorros y la hembra la cría sola. Durante esta fase, la hembra es extremadamente agresiva y ocasionalmente atacará a los osos machos si se acercan demasiado a los cachorros. Los cachorros se quedan año y medio o dos años con su madre, por lo que las hembras se reproducen cada tres años. Tan pronto como está lista para aparearse nuevamente, deja a sus cachorros. Los cachorros permanecen juntos unos meses y luego salen a buscar su propio terreno. Durante la temporada de invierno (noviembre - abril) el oso pardo pasa el periodo de hibernación en el que duerme y no ingiere nada de alimentos.

A pesar de que los osos pueden vivir en la naturaleza entre 20 y 30 años, la expectativa de vida promedio es de solo seis años. Muchos animales mueren de desnutrición o enfermedad, pero sus mayores enemigos son la caza furtiva y la fragmentación y destrucción de sus hábitats.

La especie está afectada también por el cambio climático. De acuerdo con algunos estudios (Bojarska, et al; 2019), el aumento de la temperatura dificulta que los osos hibernen. La hibernación es una parte vital del ciclo de vida del oso pardo. Retirarse para el invierno le permite sobrevivir a la escasez de alimentos durante los meses más fríos. Pero a medida que el cambio climático promueve ciertos patrones climáticos extremos, la población de osos pardos en Europa ha comenzado a actuar de manera diferente. Según informes recientes, las temperaturas más cálidas están despertando a los osos de la hibernación antes que nunca y, en algunos casos, los osos no entran en hibernación para el invierno. La escasez de alimentos en el invierno contribuye a la degradación de su condición física, aumenta su vulnerabilidad ante las enfermedades y puede resultar en su muerte prematura.

La especie se encuentra protegida por la Directiva de Hábitats de la Unión Europea, lo cual implica su conservación a través de los sitios Natura 2000 (espacios de protección); por el Convenio de Berna, que promueve la cooperación entre los Estados para su conservación y está enlistado en el Apéndice II de la CITES, a través del cual se controla su comercialización.

Compartir